Menú Principal
9 de junio de 2022

Con éxito, equipo de cirugía pediátrica realizó compleja operación a paciente recién nacido

Con tan solo 4 días de nacido, el pequeño Agustín debió someterse a una compleja cirugía, y es que desde su nacimiento, presentó una malformación anorrectal (MAR), la cual es un conjunto de anomalías congénitas en las que hay un fracaso de la llegada del intestino al periné, lo que dificulta el desarrollo del ano de forma adecuada o en algunos casos no se desarrolla.

El diagnóstico prenatal de este tipo de anomalías es infrecuente; de hecho afecta a 1 de cada 3000 o 5000 recién nacidos, sean niños o niñas;  es por eso que el examen físico del recién nacido en la atención inmediata luego del parto es de vital importancia para detectarlas.

Para Daniela Denis, mamá de Agustín, el nacimiento de su bebé no fue un día como cualquiera, si bien pudo llegar al mundo sin inconvenientes, cuando detectaron  la malformación anorrectal de Agustín su vida cambió totalmente “Cuando los doctores me dieron la noticia me dio miedo, es que una no espera recibir esa información al momento de dar a luz, siempre se espera lo mejor, que nazca sanito sin ningún problema, pero el hecho que lo hayan detectado de inmediato permitió que todo sucediera super rápido».

Agustín actualmente tiene 1 mes y 20 días.

Existen MAR con fistula y sin fistula y de eso depende la complejidad de la cirugía, en el caso de los pacientes con fistula, como fue el caso de Agustín, el manejo quirúrgico depende del sexo, localización de la fistula y experiencia del equipo realizador de la operación, en nuestro caso, señala la Dra. Nicole Veyl, líder del equipo clínico, que en conjunto al Dr. Jorge Godoy, referente técnico, llevaron a cabo esta importante cirugía «Contamos con un equipo con mucha experiencia y ganas de seguir mejorando la salud pública, es por eso que al enterarnos de la patología de Agustín comenzamos de inmediato a realizar las coordinaciones pertinentes con el equipo de neonatología, debido a los requerimientos del paciente. La coordinación entre ambos equipos fue fundamental para el éxito de esta intervención».

El objetivo de esta compleja operación es comunicar el recto a la piel “fabricando” un neo ano en la posición correcta en relación a los músculos encargados de la continencia, según explica la Dra. Nicole Veyl «En el caso de Agustín, modificamos la posición de la fístula para que llegue al centro de la mejor ubicación en relación a los músculos perianales, dejando este neo ano rodeado de aquellos músculos».

Hoy Agustín se mantiene activo en sus controles y tratamiento médico, sus padres han jugado un rol fundamental en su evolución y así lo destaca Daniela «En la casa es mi marido quien le realiza el tratamiento a Agustín, el ha ido de bien a mejor, hoy está super, sabemos que queda camino por recorrer, pero también sabemos que con todo el apoyo que nos han dado la Dra. Veyl, la Dra. Jimenez y las Matronas de la Neonatología, más pronto que tarde el Agustín va a estar totalmente de alta».

Destacamos el trabajo de nuestros equipos pediátricos en la búsqueda de la complejización en la atención de niñas, niños y adolescentes.