Menú Principal
2 de septiembre de 2019

Optimización de los tiempos en el manejo del ataque cerebro vascular isquémico agudo (ACVI) permite atender pacientes de manera más rápida evitando secuelas

En Chile, el ACVI es la principal causa de muerte, con 9.004 fallecidos el año 2013, lo que corresponde a una persona por hora. Además, es la segunda causa de mortalidad prematura en Chile con 2.310 defunciones el 2013 en personas entre 30 y 69 años. ESTA EMERGENCIA MÉDICA ocurre cuando se interrumpe el suministro de sangre al cerebro, generando un compromiso neurológico muchas veces no reversible, ya que por cada minuto de evolución del ACVI mueren 2 millones de neuronas, lo que hace que el buen pronóstico neurológico sea tiempo dependiente.

Para poder entregar una respuesta más óptima y efectiva a los pacientes que presentan esta patología, el equipo de neurología en conjunto con el CR urgencias HLF y la red atención primaria comunal se capacitaron en junio de este año en el manejo de la ACVI hiperagudo, con las directrices de la Organización Europea de Stroke (ESO), técnica que se utiliza en los países más desarrollados con excelentes resultados.

El tratamiento consiste en detección y traslado precoz del paciente y la administración selectiva de acteplase, fármaco trombolítico, que permite la recuperación del flujo sanguíneo cerebral en el sitio infartado dentro de las 4.5 horas desde el inicio de los síntomas.

Para poner en práctica esta técnica, se realizó una simulación previa en la que ingresó un “paciente ficticio” con signos y síntomas de un ataque cerebro vascular, se realizaron los procedimientos correspondientes por todo el equipo y el tiempo de respuesta e inicio del tratamiento fue menor a 30 minutos.

Hasta el momento, luego de la implementación de este protocolo de manejo del ACVI, se han realizado 10 procedimientos, un 80% más que en los meses previos, con respuesta terapéutica de 30 minutos en promedio, un 70% menos de tiempo, con lo que ha mejorado el pronóstico funcional de nuestros pacientes.

¿Cómo puedo reconocer un ACV?

Reconocer los síntomas y consultar de inmediato mejora la probabilidad de tener un tratamiento específico y el pronóstico. 90% de las personas que sufren un ACV presenta de forma súbita al menos uno de los siguientes síntomas:

1) Asimetría facial con un lado caído– ¿Está un lado de la cara caído?, ¿No logra sonreír de manera simétrica?

2) Incapacidad de mantener ambos brazos extendidos hacia el frente a la misma altura – ¿Nota un brazo más débil o entumecido?

3) No es capaz de hablar con claridad – ¿Está el lenguaje mal articulado o no se entiende bien?

De ser positiva una o más de estas preguntas acuda de inmediato al Servicio de Urgencia más cercano.